Nos encontramos en Los Ángeles, lugar escogido por Activision para invitarnos a conocer bien de cerca Destiny 2, la secuela del aclamado juego de Bungie. En una keynote retransmitida vía streaming, algunos portavoces del mítico estudio de Halo como el director Luke Smith, el diseñador de escenarios Mark Cotton, la líder de comunidad y aspectos sociales M. E. Chung o el jefe de proyecto Mike Noseworthy nos contaron las novedades de este juego llamado a ser "un nuevo comienzo".

Esta cita define a la perfección lo que pretende ser Destiny 2. Teniendo en cuenta que el primero había tenido hasta dos expansiones principales (El Rey de los Poseídos y Los Señores de Hierro), que modificaron sustancialmente -y evolucionaron- el núcleo jugable de ese título lanzado en 2013, muchos se preguntaban qué tiene de especial este Destiny 2 como para ser merecedor de esta nomenclatura. En las próximas líneas os vamos a contar todas las novedades e impresiones que hemos podido extraer de nuestro viaje a Los Ángeles.

En primer lugar, hemos tenido ocasión de jugar el modo campaña en PS4 Pro. Se trata de una primera misión llamada "Homecoming" en la que los Cabal invaden La Torre y debemos recorrer los caminos de sus llameantes escombros en busca de la supervivencia. Coincide con el gameplay que tenéis sobre estas líneas, por si queréis echar un vistazo antes de seguir leyendo.

Como se puede apreciar, el nuevo modo campaña dará una importancia mayor a la narrativa. De este modo, conoceremos mucho más sobre la personalidad de Cayde-6, Ikora Rey y Zavala, respectivamente los líderes de Vanguardia de las clases Cazador, Hechicero y Titán. Atentos al primero sobre todo, pues tiene una personalidad muy marcada y no duda en abusar de su sentido del humor incluso en las peores situaciones. De hecho, "se robó" el primer teaser tráiler en el que nos contaba, cómo era otro día en el trabajo de Guardían.

Tras la cinemática inicial, conoceremos al villano al que enfrentar en esta ocasión. Se trata de Lord Ghaul, un imponente comandante de la brutal Legión Roja. Este enemigo será el que dirija al ejército de naves que se dirige a La Torre. Sin ser considerado spoiler, pues es el leitmotiv de nuestro nuevo héroe, los Guardianes caerán ante Ghaul, por lo que tendremos que resurgir de nuestras cenizas cual Ave Fénix.

Precisamente en la misión en la que todo se tuerce se desarrolla "Homecoming". Tras la relatada cinemática en la que Zavala, Cayde-6 e Ikora tratan de ponerse a salvo, salimos al campo de batalla acompañados de estos 3 como NPCs. Homecoming es un espectáculo visual como pocas veces hemos visto. Esta épica misión tiene como objetivo primario el de resistir varias oleadas en el hall de La Torre. Cabal tras Cabal, comprobaremos los overpowered que está nuestro héroe en esta misión en Nivel 20 y con armas del 200.

Si hay que poner un único pero (y está diseñado así en pos del espectáculo visual de esta primera misión) sería la IA enemiga. Este nivel no actúa como tutorial al menos en esta primera toma de contacto que hemos tenido con Destiny 2, pero los enemigos son más bien dianas que entes autónomos tratando de acabar con nosotros. Eso sí, al menos tiene su parte buena y es que volveremos a sentir la satisfacción de cada headshot como sólo Bungie sabe hacerlo.

El segundo tramo de la misión nos lleva por los restos de lo que era la zona comercial, demostrando que también hay sitio para los tiroteos en zonas más estrechas en las que poder dar salida nuestras nuevas habilidades especiales de clase al entrar en fase de Super. En lo referente a esto, tenemos un total de 3 nuevas. Los Cazadores tienen "Downblade", una espada en llamas que además de atacar cuerpo a cuerpo lanza ráfagas de proyectiles de Fénix. Los Titanes tendrán "Sentinel" (aka Capitán América), un escudo que puede ser lanzado como proyectil boomerang además de su función de proteger. Por último, los Hechiceros tienen "Arcstrider", en el que entran en una fase mística en la que golpear a los enemigos con una especie de bastón a la vez que nos movemos con nuevas acrobacias.

También hemos tenido ocasión de probar este mismo nivel en PC, que recordemos que es una de las grandes novedades de Destiny 2. Para que os hagáis una idea en lo referente a requisitos para un óptimo rendimiento, el equipo en el que pudimos realizar nuestra prueba era un Intel Core i7-7700K a 4.2Ghz, NVIDIA GeForce GTX 1080 Ti, SSD de 500GB y 16 GB de RAM. Vamos, lo que se llama un tope de gama.

Sorprende aún más a nivel visual la versión de compatibles. Unas texturas más detalladas, resolución 4K, todavía más efectos visuales mostrados de fondo (como gotas de lluvia) y esa bendición para un FPS llamada framerate desbloqueado. Además, el excelente gunplay con el que Bungie ya nos deleitó en el primer Destiny se maximiza aún más jugando con ratón y teclado en un método de control exquisito. Y os lo dice alguien no especialmente fan de este tipo de manejo, pero en Destiny 2 todo va como la seda.

Tiempo tuvimos también para las misiones cooperativas de Asalto (Strike). Reunidos tres Guardianes, pudimos comprobar cómo en esta ocasión se tratan de misiones PvE completamente dedicadas y diseñadas desde cero, y no extraídas de la rama principal. Esta nueva misión también nos permitió conocer el planeta Nessus, con su peculiar combinación de estructuras geométricas grises y vegetación roja.